Sígueme Twiiter

Búscame en:

Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube

Sígueme por Email

Google+ Followers

Translate

Con la tecnología de Blogger.

Visitas

domingo, febrero 17, 2013

Conocimiento propio


Desde nuestra niñez, pasando por la adolescencia y la adultez, sabemos o intuimos que hay algo que debemos o queremos entender pero que no sabemos explicar qué es, a esa intuición la llamamos "algo más allá" y sin darnos cuenta comenzamos su búsqueda, no sabemos qué buscamos ni por qué lo buscamos, pero nuestro instinto nos induce a hacerlo. Como no sabemos lo que es, nos inventamos una serie de posibilidades a ver si la pegamos, y es por eso que nos deslizamos entre diferentes ideas y creencias esperando el dictamen de la intuición.

A veces creemos haber encontrado en algunas prácticas lo que buscamos, otra veces tomamos una posición porque nos cansamos de buscar y nos damos por vencidos. Cuando nos permitimos hacer un balance de la vida, nos damos cuenta que aún persiste ese vacío por no haber hallado "lo que queríamos", sin embargo todos esos pasajes, creencias y prácticas que hemos disfrutado no han sido en vano ya que todo forma parte de un gran cúmulo de conocimientos que tomaremos luego como herramientas para el proceso de nuestro conocimiento emocional. Hay personas que, inclusive, han sabido combinar las creencias que profesan con su crecimiento emocional y el conocimiento de ellos mismos con gran éxito.

No importa la práctica o el creencia que se profese, lo importante es llegar al conocimiento de uno mismo por medio del proceso de equilibrio emocional. Conociéndote a ti mismo, puedes enaltecer aún más el objeto de tu creencia.

No es necesario practicar algún culto religioso o poner nuestro interés en algún pinto u objeto de creencia ya que lo importante es que aprendamos a creer en nosotros mismos antes que en todo lo que está fuera de nosotros. Podría pensarse con esto que estoy en contra de la creencia en Dios y no es así, nosotros somos creación de Dios, somos hijos de Dios, por eso somos creadores también. Creyendo en nosotros mismos es cuando más enaltecemos y honramos a nuestro Padre Universal. 

La tarea no es nada fácil porque significa derrumbar todas o la mayoría de nuestras creencias y preceptos establecidos para poder erigirnos como verdaderos creadores construyendo nuestro propio mundo, nuestra propia manera de pensar, de razonar, de asumir, de actuar, de convertirnos en nuestro eje, no dejando que otros piensen por nosotros y no permitiendo que nuestras desequilibradas emociones tomen el control de nuestra vida.

Me sentiría complacido si al menos parte de esta lectura o toda ella sea motivo de discusión en las charlas familiares o amistosas que se suscitan diariamente, sin embargo estoy completamente claro que ningún cambio de ideas se produce de la noche a la mañana, todo cambio lleva su tiempo y su proceso pero también necesita palabras claves que lo propicien.

Las grandes iglesias, templos o grupos religiosos inducen a un cambio de ideas y de conductas guiadas por el miedo o temor al castigo divino como forma de ganar adeptos, esta lectura también induce a un cambio, pero es un cambio profundo, de adentro, que no se crea desde el temor sino desde la conciencia plena de cada ser. El beneficio obtenido no es aprender y desarrollar las doctrinas de un grupo específico, sino las creencias propias, las que cada quien elige para desarrollar de la mejor manera posible su propio mundo, un mundo elaborado en base a un conocimiento emocional propio, donde se actúe según nuestras propias pautas y creencias.

Existen grupos, tal vez mal llamados "bandas"  que actúan según su propia ley alentados por una orgullosa rebeldía que ostentan con gran valentía. Ellos rompen con las ideas y cánones establecidos, se rebelan contra la sociedad y actúan según su orgullosa personalidad. Su error está en no conocerse emocionalmente, creen saber lo que no quieren pero no saben lo que quieren en realidad, por eso, al romper con lo establecido de forma abrupta caen en un gran descontrol, lo que se traduce en una vida llena de vicios y abusos, una especie de autodestrucción.

Lo primero que debemos buscar y conseguir para evitar el descontrol es nuestro valor. En la niñez y adolescencia nos inculcaron valores de vida, algunos con buen criterio, otros errados, pero ahora nosotros debemos encontrar nuestro verdadero valor. Si realizamos un vistazo por lo que ha sido nuestra vida hasta el momento conseguiremos pasajes que nos harán sentir bien con nosotros mismos, un deleite interno, también conseguiremos pasajes que nos alimenten el orgullo pero con ellos solo engrandecemos nuestro ego, sin embargo  una graduación académica puede hacernos sentir orgullo pero al pasearnos por el esfuerzo, la dedicación, la creencia propia de que sí se podía lograr, el orgullo pasa a un segundo plano dejando en nosotros una grata sensación de bienestar interno, en ese momento hemos conseguido  un valor que junto con todos los valores encontrados hacen un valor único que se convierte en nuestro estandarte, nuestra fuerza interna. Cuando consigan ese valor comenzarán a creer en ustedes mismos.

Cuando depositamos la creencia en todo lo que está fuera de nosotros vivimos inseguros por que la duda nos carcome y cuando la duda toma lugar en nosotros nos produce un desequilibrio emocional ya que no encontramos algo donde asirnos, en cambio, aferrándonos a nuestro valor no existe la duda, solo existe la creencia en nosotros mismos, nuestra fuerza interior disipa cualquier duda.

Es importante destacar que las ideas contenidas en esta lectura representan conjeturas, reflexiones y conclusiones adoptadas luego de haber pasado por un proceso de estudio emocional propio que he realizado a lo largo de varios años, proceso que aún no termina porque el aprendizaje nunca cesa. A medida que fui conociéndome a través de mis emociones, aprendí a reconocer emocionalmente a los demás, tomando en cuenta que todos expresamos las mismas emociones en situaciones iguales, parecidas o diferentes.

El propósito de estos escritos es hacerlos reflexionar sobre ustedes mismos. Pueden adoptar para ustedes todas las ideas aquí tratadas, pueden tomar solo parte de ellas o pueden rechazarla de plano, solo me gustaría que recordaran siempre que ustedes son creadores y en su proceso de crecimiento tendrán sus propias ideas las cuales pueden confirmar lo expuesto en esta lectura, complementar y expandir estas ideas u obtener ideas distintas, cualquiera de estos resultados sería completamente válido porque estarían dando un paso agigantado hacia su autonomía emocional.



José Luis Arguinzones

0 comentarios: