Sígueme Twiiter

Búscame en:

Síguenos en Twitter Siguenos en YouTube

Sígueme por Email

Google+ Followers

Translate

Con la tecnología de Blogger.

Visitas

domingo, febrero 17, 2013

Somos lo que somos


Hombre: Ser racional perteneciente al género humano y que se caracteriza por su inteligencia y lenguaje articulado. *Criatura emocional del sexo masculino. *Adulto. *Marido. *Amante.

Mujer: Persona del sexo femenino. *La que ha llegado a la edad de la pubertad. *Esposa.

Lo anteriormente descrito son los conceptos sobre hombre y mujer que emite la Real Academia Española, en ellos podemos ver claramente la de minusvalía a la que ha sido objeto la mujer por miles de años.

Entendemos que el ser humano en su arraigo social ha vivido épocas donde se han manejado distintos niveles conceptuales que han contribuido a desarrollar su historial social. Comprendemos la dificultad en aquellos tiempos de atreverse a expresar ideas diferentes, porque quien lo hacía era despreciado y condenado socialmente, pero esas épocas ya pasaron , ahora vivimos en una sociedad más libre donde cada quien pueda expresar sus ideas sin temor y vivir de acuerdo a sus propias decisiones. Es esta un época "gloriosa" porque podemos conseguir información de muchas maneras, y para el ser humano informarse, conocer, indagar, es vital ya que con ello ponemos a trabajar nuestro más preciado don, la mente, activando los distintos mecanismos del cerebro.

Vivimos una época de plena libertad en todos los sentidos, disfrutamos pensar y actuar a nuestro antojo, pero no nos damos cuenta que aún nos regimos por conceptos y patrones preestablecidos que ya no convergen con nuestra forma de ser y actuar. Es este el momento de utilizar ese gran bagaje de información para convertirnos en seres más conscientes, es hora de darle valor e importancia a lo que somos, somos seres poseedores de una extraordinaria máquina llamada cerebro que funciona por un extraordinario poder llamado mente, y esa mente se manifiesta en nosotros a través de pensamientos y emociones, entonces ampliemos el conocimiento sobre el cerebro, la mente, los pensamientos, las emociones. Es importante desarrollar un marcado conocimiento sobre nosotros mismos para poder comprender lo que significa la vida.

No es justo para nosotros que a estas alturas de la vida, con todo el adelanto, científico y tecnológico que hemos desarrollado hasta ahora, aún nos permitamos sostener que el hombre es un ser superior a la mujer.

Ni el hombre es superior ni la mujer lo es, ambos son criaturas racionales, inteligentes, conscientes y cien por ciento emocionales, o sea, manifiestan y trabajan las mismas emociones en situaciones diferentes, iguales o parecidas. Ambos poseen de igual forma energía masculina y femenina. La creación de una nueva vida necesita de ambos, entonces ¿Cual es la diferencia?.

Desde tiempos remotos se ha afirmado que la mujer es más sensible y sentimental que el hombre, lo que sucede en este caso es que la concepción del machismo ha restado al hombre la posibilidad de mostrar su verdadero sentir, obligándolos a esconderse tras una máscara de dureza o insensibilidad, pero sí, el hombre también es sensible y sentimental y tiene igual capacidad que la mujer para demostrar amor en todas sus dimensiones.

El hombre y la mujer nacieron para ser complementos emocionales y así ejercer ayuda mutua en el proceso de la comprensión emocional. Como ya se dijo antes, tanto el hombre como la mujer poseen energías masculinas y femeninas las cuales debemos equilibrar dentro del proceso de comprensión emocional, ahí entran en juego los complementos, la mujer aprende del hombre el despliegue de emociones desde el punto de vista masculino y el hombre hace lo propio con la mujer, y de acuerdo a esos conocimientos nos proveemos de herramientas para equilibrar nuestras propias energías.

Tal vez sea este el momento de conscientizar la idea de darle un aspecto más real y más actual al concepto que se maneja sobre Hombre-mujer hasta los momentos.

El nuevo concepto podría ser algo como:

Hombre-Mujer: Seres racionales emocionalmente complementarios que se unen y socializan en un crecimiento emocional propio dentro del proceso de la evolución humana.

Manejando un concepto igual o parecido al anterior, nos sería más fácil identificarnos con nosotros mismos y con el resto de los seres pensantes con los que convivimos. Es importante familiarizarnos con nuestra nueva realidad y asumir la responsabilidad que nos toca en este nuevo proceso de enseñanza y comprensión de la comprensiva vida.


José Luis Arguinzones

0 comentarios: